No procede la condena en costas a un cliente que gana una demanda contra su banco, pero que obtiene lo mismo que previamente la entidad le había ofrecido en un acuerdo extrajudicial.